Evangélio 18 Noviembre|Mi casa es casa de oración

Lectura del santo evangelio según san Lucas

Lc 19, 45-48

Aquel día, Jesús entró en el templo y comenzó a echar fuera a los que vendían y compraban allí, diciéndoles: “Está escrito: Mi casa es casa de oración; pero ustedes la han convertido en cueva de ladrones”.

Jesús enseñaba todos los días en el templo. Por su parte, los sumos sacerdotes, los escribas y los jefes del pueblo, intentaban matarlo, pero no encontraban cómo hacerlo, porque todo el pueblo estaba pendiente de sus palabras.

PALABRAS DEL SANTO PADRE
«¡Donde está Jesús, no hay lugar para la mundanalidad, no hay lugar para la corrupción! Y esta es la lucha de cada uno de nosotros, esta es la lucha diaria de la Iglesia: siempre Jesús, siempre con Jesús, siempre colgando de sus labios, para escuchar su palabra; y nunca busques seguridad donde hay cosas de otro amo. Jesús nos había dicho que no podemos servir a dos señores: oa Dios oa las riquezas; o Dios o poder «». (Homilía de Santa Marta 20 de noviembre de 2015)